Compromiso Institucional Contra el Acoso Escolar: “En Mi Colegio No Hay Matrícula Para El Bullying”

Viernes 30 de Abril, 2021
a a a

Colegio Bicentenario Arauco, Quillota

OBJETIVO

El objetivo de esta práctica es lograr el compromiso de toda la comunidad educativa para propiciar ambientes sanos y libres de violencia escolar, aprendiendo a relacionarse de manera pacífica, dialogante y respetuosa entre todos, para así generar una cultura del buen trato escolar y prevención de todos los tipos de acoso. Por lo tanto, la práctica va dirigida a todos los estamentos educativos del colegio, con foco prioritario en sus estudiantes.

DESCRIPCIÓN

Esta práctica se gestó el año 2011, como una forma de anticipar y prevenir los escenarios de violencia escolar que estaban en boga en algunos establecimientos del país en esa época, problemática de la cual el establecimiento no quería ser parte. Por esto, desde ese año hasta la actualidad, la práctica es parte del Plan de Gestión de Convivencia Escolar y consiste en aplicar al comienzo del año lectivo una unidad de orientación en todos los niveles educativos en torno a la prevención del bullying escolar y la creación de ambientes de paz. Al finalizar la unidad, cada estudiante junto a su jefatura de curso firma un compromiso tipo para ser promotores del buen trato escolar y no aceptar ningún tipo de acoso escolar o violencia, mismo compromiso que es firmado por el cuerpo docente, padres, madres y apoderados. 

Posteriormente, el establecimiento realiza una ceremonia pública con la participación de toda la comunidad educativa y autoridades locales invitadas en la que el Consejo Escolar, previa entrega de todos los compromisos firmados por los estamentos y entregados a la directora por el presidente del Centro de Estudiantes, firma solemnemente un documento tipo diploma en tres copias, como representación de cada estamento educativo. En este archivo, se comprometen con nombre y apellido a no aceptar ningún tipo de acoso ni violencia escolar y a promover el buen trato y los valores institucionales del respeto, la paz y la tolerancia que guían al colegio. Terminada la ceremonia el encargado de convivencia entrega a la directora, al Señor alcalde y al jefe del Departamento de Educación Municipal un diploma-compromiso firmado.

Esta práctica se ha logrado sistematizar integrándola en el Plan de Gestión de Convivencia Escolar, evaluando sus buenos resultados y haciéndola parte de nuestra historia educativa como icono del colegio. Finalmente, en los frontis de las sedes de educación básica y media del colegio se instalan pendones de gran tamaño con el lema: “En mi Colegio No hay Matrícula Para El Bullying“.

El responsable del diseño y la ejecución es el departamento de Convivencia Escolar, liderado por el docente Encargado de Convivencia.

IMPACTO

Esta práctica beneficia a los estudiantes, sus familias, el cuerpo docente y asistente de la educación del establecimiento, al propiciar un clima escolar positivo en el que las relaciones interpersonales se dan en un ambiente de respeto. Para los docentes y asistentes de la educación es grato trabajar en la institución, ya que se sienten respetados y valorados por los otros estamentos. Las familias sienten que el espacio educativo en que están sus hijos es un lugar seguro y protegido para ellos, lo que los fideliza con el establecimiento y los estudiantes construyen relaciones interpersonales estables y sanas para su desarrollo personal desde la primera infancia hasta el egreso de nuestras aulas.

El impacto de esta práctica es el logro de una cultura del buen trato escolar dentro del establecimiento, distinguiendo a los estudiantes y a todos los miembros de la comunidad cómo personas que buscan vivir en clave de buena convivencia y respeto mutuo, aprendiendo a solucionar sus conflictos por la vía del diálogo y de la mediación.

Los indicadores de eficiencia interna han ido en positivo ascenso, ya que los estudiantes perciben que en el colegio están seguros y protegidos. La tasa de matrícula ha ido en ascenso de manera constante, ya que las familias buscan educar a sus hijos en ambientes sanos y el establecimiento es percibido así en la comunidad. Por otra parte, el clima laboral también se ha visto impactado positivamente, ya que el personal se siente respetado y valorado en la comunidad, pudiendo ejercer su profesión sabiendo que sus estudiantes los escuchan y valoran como educadores.

Esta práctica ha llevado al establecimiento a ser embajador de buena convivencia y reconocido como tal por los colegios de la comuna y a nivel nacional, ya que han podido compartir esta práctica en seminarios de convivencia y principalmente con otros colegios tanto públicos como privados, generando en su comunidad un compromiso y una responsabilidad por conservar en el tiempo lo que nació hace ya una década en bien sus estudiantes.

TESTIMONIO

“El Compromiso Institucional contra el Acoso Escolar “En Mi colegio No Hay Matrícula Para El Bullying”, ha generado identidad de los niños con su colegio y ha hecho que los apoderados tengan la confianza suficiente en el establecimiento, porque lo perciben como un lugar seguro y protegido para sus hijos, toda vez que aprenden a relacionarse a través del buen trato. Ha permitido aprender a empatizar con el otro y a prender a vivir en comunidad. Les permite también autorregularse y solucionar sus conflictos de manera pacífica. Creo que es una excelente práctica que se puede replicar en cualquier realidad educativa.” (Claudia Rivera Soto – Educadora de Párvulo)