Historia

a a a

¿Qué es Liceos Bicentenario?

Liceos Bicentenario es un programa iniciado en el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, el año 2010, que busca apoyar a establecimientos educacionales para que alcancen, recuperen y/o mantengan estándares de calidad, con el objetivo de que miles de jóvenes a lo largo de todo Chile, puedan acceder a mejores herramientas y oportunidades para enfrentarse al futuro. Los Liceos Bicentenario son un grupo de establecimientos educacionales que imparten educación media en alguna de las tres modalidades (humanístico- científico, técnico- profesional y artística) y que comparten cinco principios de excelencia para entregar educación de calidad: Altas Expectativas, Foco en la Sala de Clases, Nivelación de aprendizajes y Re- enseñanza, Libertad y Autonomía y, por último, Liderazgo Directivo.

Propósito de los Liceos Bicentenario

Un Liceo que adquiere el sello Bicentenario hace un compromiso con la calidad de la educación de su establecimiento, ya que toda la comunidad escolar comprende que un Liceo Bicentenario representa una oportunidad para sus estudiantes de manera integral. Es por esto que el programa busca instalar capacidades en los establecimientos, de manera que ellos logren mejoras significativas y puedan seguir entregando educación de calidad de manera autónoma.

Historia de los Liceos Bicentenario

El Proyecto Liceos Bicentenario nace como un compromiso del programa de gobierno del Presidente Sebastián Piñera en el período 2010-2014. Su propósito inicial era crear nuevos Liceos de Excelencia a lo largo del país. El diagnóstico era claro: buenos talentos de sectores bajos y medios se perdían al no poder acceder a una buena educación, por lo que estos nuevos liceos que entregarían educación de excelencia en todo el país se convertirían en un motor de movilidad social. En sí, el programa tiene profundas raíces meritocráticas y se considera un acto de justicia con aquellos estudiantes que no tienen oportunidades en los distintos territorios del país.

En dos convocatorias, el año 2010 y 2011, postularon más de 150 establecimientos en el país para ser parte de este proyecto. De ellos, fueron seleccionados sólo 60, aquellos que plantearon un proyecto educativo más ambicioso, integral, con altas expectativas y estrategias concretas para alcanzar los exigentes resultados que exigía la convocatoria.

Al inicio del programa, cada liceo debía situarse en el 10% superior de resultados de la prueba SIMCE y 5% de la PSU. Sin embargo, al conocerse los resultados de las pruebas de diagnóstico que, en promedio, no superaban el 50% de aprobación, quienes participaban del programa desarrollaron la impresión de que sería muy difícil alcanzar los resultados. Si bien se suponía que eran los alumnos más destacados, al ingresar a séptimo básico algunos alumnos parecían estar recién en cuarto o quinto básico.

A pesar del inicio complejo, los Liceos Bicentenario se posicionaron rápidamente en los “ranking” nacionales. En efecto, año a año numerosos medios de comunicación han mostrado cómo estos establecimientos alcanzan buenos resultados a nivel regional y nacional. Una de las prácticas más comentadas fue la estrategia de nivelación, donde se decía que los Liceos Bicentenario “bajaban el nivel” por un momento, para luego repuntar y alcanzar muy buenos resultados a nivel país. En la práctica, se pudo visualizar que a medida que los estudiantes aprendían, éstos se motivaban aún más, aumentando la confianza de sus docentes. Los estudiantes se sentían más seguros y los profesores se conectaron con ellos. Llegaron las primeras felicitaciones, y autoridades iban a ver los cambios que estaban ocurriendo. En consecuencia, visitaron algunos de los Liceos Bicentenario autoridades regionales, ministros, el Presidente, e incluso Michelle Obama, lo cual generó una mística y valor distinto a estos establecimientos.

A mediados del año 2018, en el segundo gobierno del Presidente Sebastián Piñera, se realizó una nueva convocatoria para seleccionar los nuevos Liceos Bicentenario. Ese año, el foco de la convocatoria sería la Formación Diferenciada Técnico – Profesional. Postularon 271 Liceos de los cuales se seleccionaron 40 nuevos Liceos Bicentenario a lo largo del país. Los resultados y avances dentro del primer año de proyecto fueron muy positivos.

En el área de los Estándares de Liceos Bicentenario, las comunidades escolares lograron articular la enseñanza media con la educación superior por medio de convenios de reconocimiento de aprendizajes previos, convalidaciones de asignaturas por módulos en carreras de pregrado, constitución de Consejos Asesores Empresariales, trabajo interdisciplinario entre asignaturas de formación general y módulos de las especialidades de la formación técnico profesional. Además, se aplicó el sistema de evaluaciones con redes de aprendizaje, guías de trabajo, evaluaciones de las unidades y remediales.

Al primer año de implementación del programa, se pudieron ver los siguientes resultados que dan cuenta de grandes logros en los establecimientos.

El sello Bicentenario adquirido por los colegios da cuenta de una promesa por entregar excelencia académica, educación enfocada en los estudiantes y en la sala de clases y el compromiso que toma el establecimiento por entregar más oportunidades a través de educación de calidad. La comunidad escolar y en particular las familias, perciben este sello y asumen este compromiso de involucrarse en la educación de sus niños y niñas, prefiriendo estos establecimientos y aportando, desde sus realidades, en el proyecto. Durante el año 2019, se realizó un nuevo proceso de postulaciones al programa Liceos Bicentenario, ampliando la convocatoria a Liceos con las formaciones diferenciadas humanísticos- científicos, técnico- profesional y aquellos establecimientos educacionales identificados como “Escuelas Artísticas” . En este nuevo llamado se recibieron 311 postulaciones de las cuales fueron seleccionados 100 nuevos Liceos Bicentenario. Estos establecimientos se suman a la Red que alcanza altos estándares de calidad, que realiza fortalecimiento educativo en todas sus dimensiones y que mejora constantemente sus prácticas para entregar más y mejores oportunidades a sus estudiantes.

El desafío para los años 2018-2022, es crear una Red de Excelencia Escolar, con el foco en anidar procesos de fortalecimiento y mejoras escolares en los establecimientos. Esto se pretende lograr mediante la promoción de los estándares de Liceos Bicentenario que apuntan a la instalación, mejoramiento, consolidación y articulación de prácticas. Por ejemplo, la enseñanza basada en datos.